Más sobre la crisis de migración: observándola de nuevo y por primera vez de más cerca.

AEFJN participó en un coloquio sobre migración, organizado por “Jesuit Refuge Services” (JRS) en el marco de las elecciones de la UE y dejó clara su posición sobre el tema. Quizás, considerando aparte el debate sobre el cambio climático, ningún tema despertó tanto interés, durante las campañas electorales,  como el de las migraciones en Europa. La mayoría de los debates se han orientado cara al futuro, destacando: las consecuencias sociales de las migraciones en Europa durante las últimas décadas y considerando cómo podrían afectar a Europa en el futuro, y lo que la UE ha hecho bien o mal al respecto.

Surgió el desacuerdo entre los Estados miembros, desde sus respectivas posiciones y también otras inquietudes similares. De manera análoga, la Unión Europea (UE) ha tenido reuniones en el pasado con líderes africanos que buscaban reducir o más bien detener la afluencia de migrantes por el mar Mediterráneo hacia Europa desde África.

A pesar de todo esto, siempre hubo evidencias sólidas en las conversaciones, pero a veces, se prefiere mirar hacia otro lado. La basura  barrida debajo de la alfombra hoy, puede contaminar toda la casa mañana. Han tratado con ligereza un problema más profundo:   En primer lugar ¿por qué la gente deja su tierra? ¿Es una elección, o están obligados a salir por las circunstancias de la vida? Lo seguro es que si las personas salen de su tierra por propia elección, es algo mucho más sencillo y tales migraciones no constituyen un problema importante para ninguna nación, porque se hacen arreglos adecuados para tales movimientos “ab initio”. Además, tales migraciones tienen muchos valores y se sabe que son grandes promotores del desarrollo en los países de destino. Después de todo, la mayoría de los ganadores del premio Nobel estadounidense han sido migrantes o lo fueron sus antecesores.

Aunque reconocemos que las migraciones , hechas por necesidad y fuera de elección son un fenómeno natural que llega con grandes valores a los países de destino, sostenemos que la historia es diferente cuando las personas se ven obligadas a migrar. La migración forzada conlleva numerosos desafíos, tanto para los migrantes como para los países de destino. Pero la pregunta sin respuesta sigue siendo: ¿por qué se obliga a las personas a huir de sus países? ¿Por qué los jóvenes africanos son cada vez más numerosos,  incluso pasando por muchos  peligros?.

¿Mar Mediterráneo? Citamos dos ejemplos concretos en la historia. Primero, durante el período de la gran depresión, muchos europeos emigraron a América y otras partes del mundo en busca de pastos más verdes. Ciertamente, se vieron obligados a emigrar porque las condiciones socioeconómicas de Europa en este período no podían garantizarles una vida digna. En segundo lugar, y mucho antes de la experiencia de Europa, los judíos emigraron a diferentes partes del mundo después de la destrucción del Templo en Jerusalén. Obviamente, el clima sociocultural de su entorno amenazaba su existencia y migraron a diferentes lugares donde podrían encontrar seguridad.

Podemos fácilmente decir que vivir dignamente en un clima de paz es una NECESIDAD humana auténtica y universal. Cuando el bienestar económico y la seguridad de un pueblo se ven amenazados, se desencadena la migración. La pobreza y la inseguridad siempre se han considerado como los dos motores clave de la migración. Se vuelve más grave cuando ambos están presentes al mismo tiempo. Desafortunadamente, la pobreza y la inseguridad se reproducen y refuerzan mutuamente, pero la forma cómo estos motores clave de las migraciones se tratan en la diplomacia internacional con relación a África, a nivel global,  nos deja perplejos.

También debemos, en este punto, subrayar igualmente que no todas las migraciones forzadas han sido impulsadas por la pobreza e inseguridad. Recordemos que decenas de millones de africanos fueron expedidos forzosamente a otros continentes en un comercio transatlántico y de esclavitud. Estas migraciones forzadas no fueron motivadas de ninguna manera por la pobreza y los conflictos en las tierras de las víctimas.

Por lo tanto, es imperativo mirar más allá de la pobreza y la inseguridad en nuestra búsqueda para comprender la raíz de la actual ola de migración. Sin embargo, aventurarse en esta dimensión de búsqueda es muy inquietante porque es un aspecto ético y toca lo más fundamental y verdadero de nosotros mismos  como seres humanos. Es un camino en el que preferiríamos no embarcarnos porque desafía los cimientos de nuestra civilización actual y todos sus valores.

Visto críticamente, la mente humana contiene un fuerte elemento de disfunción (1), que constantemente busca dominar, aprovecharse de los demás y hacerse un monumento a sí mismo aunque suponga el sufrimiento ajeno.  Invariablemente, solo busca poder y control, incluso en nombre de la justicia y de Dios. Y esta realidad es tanto comunitaria como personal. Esa es la mentalidad que estaba detrás de la esclavitud y la colonización de África. Es la mentalidad que ha creado y sustenta nuestros llamados sistemas democráticos y económicos, que legitiman y refuerzan los sistemas de pobreza y conflictos en África.

El estatus de las corporaciones transnacionales como entidades legales,  a través de las cuales la mentalidad disfuncional desata el terror en las comunidades africanas para apoderarse de la tierra, arrastrar sus recursos naturales y destruir su ecosistema sin responsabilidad por su acción, es el punto culminante de esta mentalidad. Es la mentalidad  que está detrás de “El pacto para la continuación de la esclavitud” a través del cual Francia ha legitimado sus continuos recursos de África y para luego etiquetar a África como un continente pobre que ella ayuda. Otro tanto podemos decir del silencio de la comunidad internacional en el genocidio en curso en Camerún.  Es la misma mentalidad que impulsa la ola de los neocolonialistas en África, entonces, ¿por qué levantaron el dedo en contra de Francia? Es la misma mentalidad que impulsa el terrorismo basado en alguna creencia religiosa.

La ciencia y la tecnología solo han magnificado la tendencia destructiva que esta disfunción insaciable ha traído sobre el planeta, otras formas de vida y otros seres humanos (2). La pobreza y los conflictos son solo los subproductos de esta mentalidad. Cuando un individuo se despierta de su disfunción personal, rápidamente se ve impotente en las estructuras ya creadas por la mentalidad colectiva. Requerirá una sinergia de individuos despiertos para separarse del sistema y entronizar un procedimiento diferente con una nueva conciencia que sirva a la vida.

La otra cara de esta mentalidad disfuncional es el núcleo humano más profundo que siempre quiere vivir en libertad y dignidad, incluso si esto significa pasar por el crisol del fuego para lograrlo. Estos son los genes primarios y los impulsores de la migración. La buena noticia es que cada ser humano tiene la capacidad de elegir, entre estas dimensiones de su ser, dónde vivir y relacionarse con los demás. Y aquí radica el imperativo de la elección ética. El primero lleva al servicio del ego y solo crea estructuras de dominación, control, pobreza y conflictos, mientras que el último conduce a la compasión y crea una estructura de solidaridad, paz y armonía. Cualquier trabajo liberador hacia la erradicación de migraciones forzadas debe tener como objetivo desmantelar la mentalidad que crearon los sistemas que obligan a las personas a huir. Como Albert Einstein acertadamente subrayó, “no se puede resolver un problema con la misma mentalidad que lo creó”.

Desafortunadamente, el camino de los migrantes africanos a Europa es incluso un éxodo de la pobreza a la indigencia, porque la misma mentalidad que creó el sistema económico de pobreza y conflictos en África ha creado igualmente un sistema económico de exclusión en Europa. El sistema hace imposible que los migrantes se integren en Europa, pero es un sistema que se convertirá, a largo plazo, en pólvora peligrosa para Europa y los llamados países desarrollados. La presión no puede resistirse por mucho tiempo si no se emplean canales genuinos para abordar los impulsos de la migración.

Por triste que parezca, cualquier solución que no reconozca la mentalidad disfuncional que desencadena la migración inducida por el hombre, es solo un problema encubierto. Cualquier esfuerzo genuino para mejorar la situación deberá tener en cuenta las realidades que encubren el fenómeno actual. La perspectiva debe ampliarse: no se trata de Europa,  África o, de hecho, de cualquier nación o continente en particular. Debe ser visto por lo que es. A pesar de que África parece estar en el punto de mira, la migración se refiere al destino de nuestra humanidad colectiva.

Publicado por Chika Onyejiuwa | 31 de mayo de 2019 | Artículos, Espiritualidad | 0

[1] Eckhart Tolle, “A new Earth: Awaking to your life’s purpose “. Grupo de pingüinos, 2005

[2] ibid

(Visited 20 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *