La mujer en el corazón del desarrollo sostenible.

La igualdad de género es más que un objetivo en sí mismo. Es una condición previa para enfrentar el desafío de reducir la pobreza, promover el desarrollo sostenible y construir una buena gobernabilidad.” [1]

En todo el mundo, la desigualdad de género crea y mantiene a las mujeres pobres, privándolas de derechos básicos y oportunidades de bienestar [2].

La raíz de esta discriminación se basa en el modo de considerar a las mujeres inexistentes, no como seres humanos de pleno derecho, siempre dependientes de otra persona: niña o esposa de alguien.

En África, en la mayoría de los sistemas patriarcales, siempre se ha considerado que las mujeres no tienen derechos, o menos derechos que los hombres. Las creencias populares en algunas culturas todavía la ven sin derecho a poseer propiedades, en general, y tierras en particular. Si espera heredar la propiedad familiar algún día, la ley puede privarla de una parte, o una convención social puede simplemente favorecer a sus parientes varones. [3]

No es raro en África ver a un hombre apoderarse de la propiedad de su hermano o tío fallecido cuando el fallecido ha dejado descendientes, que son principalmente, o solo, niñas. Como resultado, para muchas mujeres, el acceso a la tierra no es un derecho garantizado y las consecuencias son aún más graves para las mujeres rurales y solteras o divorciadas, que no pueden sobrevivir sin la tierra porque es su única fuente de ingresos para ellas y sus familias.

La tierra es un recurso natural muy importante y está en el corazón de la actividad humana y social en África. Las desigualdades en los derechos de las mujeres a la tierra afectan su autoestima y su contribución potencial al bienestar de la sociedad; sin embargo,  son las principales productores de alimentos, son responsables de trabajar la tierra, mantener las reservas de semillas, cosechar los frutos, obtener agua y proteger los cultivos. [4]

Muchas comunidades en los países africanos dependen de la agricultura como fuente de supervivencia. [5] Las mujeres representan un promedio del 43% de la fuerza laboral agrícola en los países en desarrollo y más del 50% en algunos lugares de Asia y África. [6] Un estudio realizado por el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentaria, encontró que igualar el estatus de las mujeres reduciría la desnutrición infantil en un 13% (13,4 millones) en el sur de Asia y en un 3% (1,7 millones) en el África subsahariana.

Los estudios realizados sugieren que aumentar los recursos bajo la responsabilidad de las mujeres promueve el aumento de la productividad agrícola. [7] Por lo tanto, es paradójico que, a nivel mundial, las mujeres representen solo el 20% de los terratenientes. [8]

La mayoría de las mujeres en los países en desarrollo se enfrentan a situaciones de discriminación, por parte de las autoridades nacionales y la comunidad internacional. La Unión Europea reconoce “en palabras” que la igualdad de acceso de las mujeres a la tierra contribuye a garantizar el respeto de los derechos fundamentales de la persona humana, incluido el derecho a una alimentación adecuada, a la vivienda, a la no discriminación e igualdad, el derecho a no ser expulsadas, y a poder realizar un recurso efectivo, etc. [9] Sin embargo, las grandes corporaciones multinacionales en la misma Unión Europea, y en otros países ricos, son responsables de varias violaciones de derechos humanos que afectan a las mujeres, incluso impidiéndoles acceder y cultivar sus tierras. Esto ocurre cuando se alcanzan acuerdos de tierras a gran escala para la agricultura comercial. La intención principal al invertir en tierras es proporcionar alimentos y energía a los países más ricos, utilizando la tierra y el agua de los pobres. Por lo tanto, es obvio que los acuerdos de tierras a gran escala exacerban las malas condiciones de las mujeres respecto a la propiedad y el acceso a la tierra, o limitan aún más las oportunidades para que las mujeres pobres generen ingresos en las zonas rurales.

Las mujeres tienen derecho a la igualdad de acceso a todos los medios para acabar con la pobreza. La justicia de género no es solo una cuestión de equidad social, sino que también es esencial para la reducción de la pobreza. Si se establece que el contexto sociocultural de África socava el derecho de las mujeres y el acceso a la tierra para la producción y subsistencia de alimentos, las adquisiciones de tierras a gran escala promovidas en nombre del “desarrollo rural” están apagando un fuego que ya estaba lánguido.

En África, la mujer es como un lazo que mantiene unida a la familia. Como resultado, los tratos de tierras que privan a las mujeres de recursos, no solo reducen su bienestar, sino que también dañan a toda la familia. Se vuelve imperativo para los inversionistas, privados e internacionales, en África, que realizan acuerdos de tierras con gobiernos locales, considerar el derecho de las mujeres a la tierra, como una parte integral y esencial de su responsabilidad social para con la comunidad. Además, si están realmente motivados por el desarrollo sostenible de las comunidades, los beneficios de sus inversiones se han de compartir con aquellos que se ven privados de ellas, dejando espacio para sus inversiones.

Finalmente, los gobiernos nacionales africanos necesitan urgentemente cerrar las brechas entre sus programas existentes de igualdad de género y la forma en que se realizan en el mundo real. El fin de la pobreza no se puede lograr sin poner fin a la discriminación basada en el género.

Publicado por Odile Ntakirutimana | Nov 30, 2018 | Soberanía Alimentaria |

Traducido de AEFJN Bruselas para Antena-Madrid

 

[1] Kofi Annan, Secretario General de las Naciones Unidas:

https://www.google.be/search?q=kofi+annan+quotes+on+gender+equality&tbm

[2] mujeres y objetivos de desarrollo sostenible:

https://sustainabledevelopment.un.org/content/documents/2322UN%20Women%20Analysis%20on%20Women%20and%20SDGs.pdf

[3] Idem

[4] https://esthervivas.com/english/without-women-there-is-no-food-sovereignty/

[5] Acaparamiento de tierras y su efecto sobre los derechos de las mujeres en Ghana y Malawi: https://dspace.nwu.ac.za/bitstream/handle/10394/20388/Motloung_MA_2016.pdf?sequence=1&isAllowed=y

[6] mujeres y objetivos de desarrollo sostenible:

https://sustainabledevelopment.un.org/content/documents/2322UN%20Women%20Analysis%20on%20Women%20and%20SDGs.pdf

[7] Behrman, Julia y Meinzen-Dick, Ruth y Quisumbing, Agnes. (2012). Las implicaciones de género de los acuerdos de tierras a gran escala. La revista de estudios campesinos.

[8] Mujeres y objetivos de desarrollo sostenible. Op. Cit

[9] Los derechos de las mujeres a la tierra son importantes. Cómo la cooperación al desarrollo de la UE puede ayudar a la brecha de género en la posesión de la tierra

 

(Visited 3 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *