La decisión del Presidente Trump sobre el Clima: Un paso de gigante en dirección equivocada

 

Publicado por Chika Onyejiuwa | 28 de junio de, 2017 | África, Espiritualidad | 0 |

Recientemente, el tema de la solidaridad se ha reducido a la acción caritativa religiosa, realizado contando únicamente con la buena voluntad. Por el contrario, la solidaridad debe ser una actitud adoptada de oficio para cualquier diálogo constructivo sobre la economía global, la protección ambiental y la desigualdad. Esa es la base de la inclusión social, la justicia y la paz. El reto de la solidaridad es que requiere esencialmente la rehabilitación del corazón humano a un tipo diferente de sistema de valores que pone el bien común en el centro de las decisiones económicas nacionales. La decisión del Presidente Trump de los Estados Unidos, para desbaratar el acuerdo histórico de París (2015) sobre el clima, en beneficio de su hipotético crecimiento económico, por medio del desarrollo de su industria del carbón, es el más reciente ataque contra nuestra resolución colectiva de salvaguardar nuestro planeta.
Los científicos han advertido que un aumento de 2°C será suficiente para desencadenar una serie de cambios ecológicos de adversas proporciones.
En otras palabras, un aumento de 2° C es suficiente para que el equilibrio ecológico global llegue a un punto de ruptura. En esa etapa, el mundo, perderá como sistema, su capacidad de recuperación ecológica. El escenario anticipado se puede comparar con el punto de ruptura de un sistema elástico, tal como expresa la ley de Hooke (1) o el desplazamiento de la posición de equilibrio de un sistema cerrado, de acuerdo con la explicación del principio de Henry Louis Le Chatelier (2). En resumen, la evidencia científica sugiere que con un aumento de 2°C, la tierra llegará a un ‘punto de zozobra’ y se verá obligado a remodelar el medio ambiente. El temor es que el “nuevo equilibrio” de la tierra llegue a ser, en gran parte, inhabitable por los seres humanos.
Ya en muchas partes del mundo se sufren los efectos adversos de la subida de la temperatura que ha aumentado desde la revolución industrial. Los más afectados son los países en desarrollo y los pequeños Estados Insulares. Millones de personas se ven obligadas a emigrar en busca de refugio y alimento. La presión para dar cabida a los inmigrantes sigue aumentando en la Unión Europea y otras naciones anfitrionas. La situación se ve agravada por los conflictos armados en muchos países.
Para la comunidad mundial, el Acuerdo de París de 2015, es la expresión más prometedora de la determinación humana de abordar los problemas del cambio climático. A medida que las naciones se orientan hacia una energía renovable y limpia, el segundo país más contaminador del mundo (Estados Unidos) desarrolla una estrategia para contaminar más, sin tener en cuenta la capacidad global del Sur y las islas vulnerables. El cambio climático ya está teniendo, en África, un impacto severo sobre los recursos hídricos, la agricultura, la seguridad alimentaria, la salud humana, los ecosistemas terrestres y la biodiversidad. La situación de los países de las islas pequeñas se encuentra en un delicado equilibrio a punto de romperse. Por ello la decisión del presidente Trump de eliminar, como segundo país más contaminador del mundo, el acuerdo de París, es muy preocupante.
Una vez más, esto demuestra la costumbre, en general, del corazón de los “grandes”: dejar de lado el bien común buscando su poder económico y tecnológico, olvidando que, si alguien manipula a otros para su beneficio, el castigo, a la larga, recaerá sobre él mismo. Esta actitud de “el poder es el poder” sigue dominando el talante general del mundo hacia el Sur. La decisión de Trump, en lugar de hacer que Estados Unidos ‘aumente su grandeza’ hace este país se haga más pequeño a medida que abandona gradualmente el liderazgo del mundo en manos de China y Rusia. ¡Es un paso importante en la dirección equivocada! Somos más fuertes cuando compartimos voluntariamente el poder con los demás en lugar de ejercerlo de manera unilateral en contra de los demás.
AEFJN solicita un cambio y hace un llamamiento al Presidente Trump para que cambie en interés de toda la Humanidad. El Estado de California (EE.UU.) encontró que ‘caminar hacia un mundo verde’ trae más beneficios económicos que el enfoque sin freno a la explotación de recursos. Lo que necesitamos es una nueva actitud y una relación con la madre tierra, una revisión de nuestros hábitos de consumo, de los sistemas de valores y una revisión de los modelos económicos occidentales. La alegría es que la comunidad internacional sigue dispuesta a avanzar en una dirección ya trazada, rechazando el modo de crecimiento económico que el presidente Trump está dando actualmente. ¡Alabamos sinceramente esta actitud!

(1) La ley de Hooke establece que las fuerzas pueden provocar la deformación de objetos o sistemas. La manera en que se deforma un objeto depende de sus dimensiones, el material del que está hecho, la magnitud y la dirección de la fuerza.

(2) el Principio de Chatelier afirma que los cambios de temperatura, la presión, el volumen o la concentración un sistema, conducen a cambios opuestos a dicho sistema para llegar a un nuevo estado de equilibrio.

Noticias de AEFJN Bruselas.

Traducido en español para Aefjn-Antena Madrid

(Visited 6 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *