Inversiones agrícolas productivas versus “acaparamiento de tierras”

Hace poco más de una década, había una preocupación generalizada por una disminución importante en la producción agrícola mundial y un aumento correspondiente en los precios de los alimentos.
Inversiones agrícolas productivas versus “acaparamiento de tierras”
por Dan Banik
Con la mayor parte del mundo de tierras cultivables, África comenzó a ser testigo de un mayor interés por parte de los inversores extranjeros, que eran optimistas sobre su capacidad para transformar el sector agrícola del continente al tiempo que garantizaban que sus propios países disfrutarían de un suministro constante de alimentos. Una década después, y en retrospectiva, tales ambiciones parecen haber sido bastante ingenuas.

Un ejemplo ilustrativo es el programa ProSavana en Mozambique, donde Brasil, con el apoyo de Japón, inició en 2009 un plan para utilizar 107 000 kilómetros cuadrados de “tierra improductiva” para la producción de soja. Inspirado por el éxito del Programa de Desarrollo Cerrado, que convirtió la tierra subutilizada en Mato Gross de Brasil en una importante región de producción de soja, ProSavana en Mozambique ha provocado una gran controversia.

En los últimos años, ha habido numerosas protestas de los agricultores y las organizaciones de la sociedad civil que se quejan de la erosión de las prácticas agrícolas tradicionales, el aumento del uso de fertilizantes y pesticidas nocivos, y la compensación y los beneficios inadecuados.

Pero ProSavana no es único. Muchos líderes africanos se dan cuenta de que si bien los medios de vida de una gran mayoría de sus poblaciones dependen de la agricultura, el sector sigue estando subdesarrollado.

Por lo tanto, coincidiendo con los temores de una desaceleración importante en la producción mundial de alimentos hace una década, los políticos en muchas partes de África decidieron firmar contratos con gobiernos e inversores extranjeros para inversiones agrícolas a gran escala destinadas a impulsar la producción, crear nuevas oportunidades de empleo y ayudar a Aumentar radicalmente el comercio.

Posteriormente, muchos de estos proyectos han sido calificados como “acaparamiento de tierras” por los pequeños agricultores y sus partidarios, quienes se sienten traicionados por sus líderes en ausencia de grandes beneficios derivados de tales empresas. Algunos de estos proyectos nobles, que también incluían a Brasil, India y China, se comercializaron como ejemplos brillantes de “Cooperación Sur-Sur” mutuamente beneficiosa.

Varias iniciativas audaces se han estancado debido a una combinación de trabas administrativas y un entorno político hostil que comenzó a cuestionar cada vez más los motivos reales detrás de este repentino interés de los extranjeros en la agricultura africana.

El discurso sobre “acaparamiento de tierras” está polarizado. Los inversores creen que sus esfuerzos son cruciales para hacer que el sector agrícola africano dominado principalmente por pequeños productores sea más productivo mediante la introducción de tecnología moderna, la creación de nuevos empleos y la mejora de la seguridad alimentaria, lo que a su vez ayudará a los países a aumentar sus exportaciones.

Sin embargo, los críticos señalan negociaciones secretas entre políticos e inversores, con beneficios poco claros para la población local. Otros señalan un débil régimen de derechos a la tierra en África que permite a los gobiernos e inversores desalojar por la fuerza a los agricultores, y proyectos excesivamente ambiciosos que a menudo se abandonan a mitad de camino. Sin embargo, la evidencia reciente indica que no solo los extranjeros, sino también la clase media urbana africana están comprando cada vez más tierras de cultivo rurales.

Fuente original: La Nación

Publicado: 21 nov 2019

URL corto: https://farmlandgrab.org/29323

Publicado en:  Malawi ProSavana

(Visited 13 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *