Evolución energética en Europa, con los minerales usurpados en África

En diciembre de 2019, la Unión Europea acordó el objetivo de lograr una UE climáticamente neutral para 2050. [1] La lucha contra el cambio climático junto con el objetivo de limitar el calentamiento global en este siglo, muy por debajo de los 2° C, son el núcleo de las políticas energéticas de la UE. [2] El logro de estos objetivos requiere un fuerte compromiso por parte de los gobiernos de la UE para reducir las emisiones de carbono causadas por el modelo actual de producción de energía. Estos objetivos son esenciales para evitar los efectos climáticos extremos, como inundaciones, incendios forestales, deslizamientos de tierra y huracanes, así como el temido aumento del nivel del mar que conduciría a cambios catastróficos, especialmente para los países en desarrollo y sus poblaciones.

Sin embargo, las políticas de transición energética requieren decisiones que deben poner fin a las prácticas concretas del modelo actual de energía fósil. [3] Por lo tanto, la UE está comenzando un período de transición energética en el que conceptos como el desarrollo sostenible, el efecto invernadero, la biodiversidad, las tierras raras y las energías renovables afectan directamente a las personas, los estilos de vida de los países, los sistemas de producción, los modelos económicos, el comercio, etc. ¿Sabe exactamente a qué nos enfrentamos cuando hablamos de la transición energética y qué consecuencias tiene para los países en desarrollo y especialmente para África?

La transición energética anunciada por la Unión Europea hace referencia directa a la descarburación para la producción de energía. Es decir, es el paso entre las formas de producción de energía como las conocemos hasta ahora (a través de fuentes de energía fósil como el petróleo o el carbón) lo que genera una emisión de CO2 a la atmósfera (produciendo el llamado efecto invernadero) y aquellas energías limpias que se producen sin liberar carbono a la atmósfera y, por lo tanto, se consideran energías verdes o limpias. Entre las energías limpias más conocidas se encuentran la energía eólica, la energía fotovoltaica, la energía solar, la biomasa o la producida por baterías eléctricas.

Sin embargo, para generar este tipo de energía verde que no emite CO2 a la atmósfera, se necesitan muchos materiales que no siempre son fáciles de obtener, ya sea porque son de naturaleza escasa o porque son controlados por pocos países. En este grupo de minerales, se consideran esenciales para la transición energética las llamadas tierras raras que constituyen un grupo de 17 elementos de la tabla periódica. Estos, junto con otros elementos como el indio, talio, galio, litio, teluro o cobalto, son esenciales para el desarrollo de nuevas tecnologías. Además, en casos como el litio o el cobalto, su extracción es, al menos, éticamente cuestionable debido a la destrucción que causa a los ecosistemas y comunidades donde se encuentran estos minerales; así como, violaciones de derechos humanos o prácticas corruptas.

En la búsqueda de esta transición energética, la UE necesita África una vez más y está reviviendo su asalto a la riqueza mineral del continente para su propio beneficio. Por medio de las operaciones mineras o la instalación de plantas de energía solar y eólica, la UE busca asegurar el acceso a fuentes de energía limpia para garantizar el consumo en Europa.

La riqueza de África se encuentra principalmente en su subsuelo, porque tiene un tercio de las reservas minerales del mundo que se necesitan para la transición energética, como el 90 por ciento de las reservas de platino; 80 por ciento de coltán; 60 por ciento de cobalto; 70 por ciento de tantalio; 46 por ciento de las reservas de diamantes; y 40 por ciento de las reservas de oro. Pero el continente africano también está lleno de fuentes de energía limpia, como las cuencas de los ríos en África Central, los depósitos de uranio (en Malí, Gabón, Níger o Namibia); luz solar en los países del Sahel; y potencial geotérmico en África Oriental (Etiopía, Kenia, Uganda, Ruanda Burundi, Zambia, RDC) [4].

Las políticas de inversión público-privada en el continente han llevado al crecimiento económico en África en las últimas décadas, pero al mismo tiempo han convertido a África en rehén de sus inversores.

Y este es nuevamente el riesgo a que se enfrentan los países del continente africano con la llegada de nuevas inversiones para explotar las energías renovables. La Unión Europea toma medidas políticas sin considerar las implicaciones para los países en desarrollo que afectan directamente a sus políticas de progreso. La UE está pensando una vez más en el acceso a estas fuentes de energía para garantizar su futuro limpio, mientras olvida la realidad de los países proveedores.

Nuevamente, el futuro de los países ricos se basa en el abuso de aquellos países que dependen de la inversión extranjera. La dependencia de los ingresos de las energías renovables y los minerales de transición energética, la falta de inversión industrial, de diversificación económica, junto con el abuso de las multinacionales y la corrupción, nos hacen prever el mismo patrón de relación entre el Norte y el Sur en el período de transición energética.  Por lo tanto, una transición energética responsable y sostenible requiere que los países desarrollados, incluida la UE, realicen una transición energética que no cree nuevas desigualdades [5].

Conclusión

La transición energética tiene que ser, ante todo, justa. La UE no puede llevar a cabo un nuevo colonialismo que monopolice la riqueza energética del continente africano. La UE debe desarrollar políticas que garanticen el desarrollo de los países y regiones en los que actúa, asegurando una distribución adecuada de las energías renovables. En primer lugar, la UE no puede abastecerse de energía renovable y condenar a los países en desarrollo a seguir dependiendo de la energía fósil. El modelo de desarrollo energético debe romper con la dependencia económica de los recursos naturales, que los países africanos tienen actualmente y tiene que abrirse a estrategias de diversificación económica que creen empleos estables y de calidad.

En segundo lugar, la transición energética debe proporcionar seguridad del suministro de energía para todos los países, pero especialmente para aquellos países que son los legítimos propietarios de las fuentes de energía. El crecimiento económico imparable de África requiere un mayor suministro de energía, que crecerá en los próximos años. Esto pone nerviosos a los países ricos (la UE) porque su acceso a esa energía está amenazado.

En tercer lugar, la transición energética debe ser progresiva y acorde con la realidad de cada país, sensible a la situación en África, alentando el uso de energías renovables y apoyando cualquier iniciativa que promueva su adaptación. Sería injusto pedir y exigir que los países en desarrollo adapten toda su infraestructura a los nuevos modelos de suministro que no pueden pagar.

El papel de África en la transición energética global es crucial. Por eso declaramos que la transición energética debe ser para todos los países, ricos y pobres, respetando los modelos de calidad ambiental, garantizando el respeto de los derechos humanos y haciendo todo lo posible para asegurar que las multinacionales realicen sus actividades con transparencia, luchando contra todo tipo de corrupción, que beneficia solo a las élites políticas y económicas. La transición económica debe ser para todos o no será para nadie.

José Luis Gutiérrez Aranda

Traducido para Aefjn Madrid

AEFJN Policy Officer

[1] Cambio climático: lo que está haciendo la UE https://www.consilium.europa.eu/en/policies/climate-change/

[2] Política energética: principios generales, https://www.europarl.europa.eu/factsheets/en/sheet/68/la-politica-energetica-principios-generales Acuerdo histórico sobre el cambio climático en París https: // unfccc .int / node / 13934

[3] https://www.consilium.europa.eu/es/press/press-releases/2017/10/13/conclusions-paris-agreement-and-unfccc-meetings/

[4] Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible, https://www.iisd.org/sites/default/files/publications/africa-recursos-naturales-vangaurdia-es.pdf

[5] Cambio climático: lo que está haciendo la UE, https://www.consilium.europa.eu/en/policies/climate-change/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *