En Madagascar, como en todas partes del continente, las élites africanas monopolizan las tierras fértiles”

La région de l’Itasy,  en el centro de Madagascar. Maria Harimiarana

El académico Christian Bouquet denuncia la situación en que han quedado los pequeños campesinos con la llegada de la nueva ley moderna de la tierra, porque se encuentran gradualmente desposeídos de la tierra que siempre habían cultivado.

Tribuna. Tuvo lugar dos días antes de Navidad. En Madagascar, nueve campesinos de la región de Itasy fueron arrestados el 23 de diciembre de 2019, acusados ​​de cultivar tierras que no les pertenecerían. Es algo cuyos orígenes se remontan a la colonización.

Itasy es un pequeño territorio volcánico cuya riqueza de suelos atrajo a colonos franceses desde la década de 1920. Un grupo de ellos realizó plantaciones de aleuritas moluccana, también llamadas bancouliers o, en Madagascar, bakoly, cuyas nueces proporcionan aceite, útil, sobre todo para la fabricación de jabón. Varios edificios masivos en ruinas, los antiguos molinos de petróleo, aún dan fe del dinamismo que esta actividad pudo haber experimentado en la pequeña ciudad de Soavinandriana. Pero todo esto es ya historia pasada.

Cuando tuvo lugar la independencia de Madagascar, en 1960, los colonos abandonaron gradualmente estas plantaciones, y a partir de 1975, con motivo de la llegada al poder de Didier Ratsiraka, “Almirante Rojo“, se aceleró el cambio de situación de estas tierras. Después Cuando los colonos se fueron, los pequeños agricultores continuaron ocupando una de estas plantaciones que cubrían la pequeña llanura de Ampalaha, una cuenca de aproximadamente 600 hectáreas. La mayoría de ellos eran ex trabajadores agrícolas, obreros asalariados de las plantaciones aleuritas, que se dedicaron al cultivo de maíz, más sencillo y más básico. Este cereal todavía proporciona alimentos básicos para las familias actuales.

Pero, sin preocuparse por la situación de los campesinos, un ministro de Ratsiraka aprovechó su posición para “apropiarse” de 569 hectáreas en esta llanura, y amenazar con expulsar por la fuerza a los campesinos, si insistían en ocupar esas tierras.  En aquel  momento, a mediados de la década de 1980, la tensión era muy fuerte, y no lo fue menos cuando el dignatario, llamado a funciones diplomáticas distantes, aunque se contentó con ocupar solo las 4 hectáreas donde había construido su granja. Sin embargo, a principios de la década de 2010, relanzó  procedimientos de desalojo, esta vez con el objetivo de desarrollar una gran granja de lichi en lugar de las pequeñas parcelas de maíz que aún mantenían a casi 300 familias.

Brazo de hierro

Durante varios años, he visitado regularmente  esta  zona y me he reunido con todos cuantos se interesan por este asunto: alcalde, diputado, prefecto, líderes campesinos, abogados, grupos de defensa, pero también el exministro y su hijo, para tratar de desentrañar el tejido legal que ha conducido a esta situación. Actualmente, los juicios generalmente se realizan en provecho  de las personas importantes que confían en la ley de tierras y en su prueba de compra. Enfrente están los campesinos que intentan hacer valer los derechos tradicionales de la tierra, y el hecho de que son los ocupantes más antiguos y los que han sostenido el desarrollo permanente de la llanura. Obviamente, la noción de “tierra vacante sin dueño” que había sido inventada durante el período colonial para permitir al Estado disponer de su territorio como quisiera, hoy no sirve a los intereses de los pequeños agricultores.

El nuevo presidente Andry Rajoelina, durante su campaña electoral de 2018, prometió “devolver la tierra a quienes la cultivaran“,  pero desde que fue elegido, ha colocado al hijo del ex ministro de Ratsiraka en un alto cargo adjunto a su primer ministro. Es inútil decir que la justicia es independiente, porque los pequeños agricultores no ganarán la batalla. Además, aunque tenga lugar un acuerdo amistoso que ofrezca una compensación, estas familias tendrán que irse.

Sin embargo, en Madagascar,  Andry Rajoelina llegó al poder por primera vez después de que su predecesor tuvo que abandonar la presidencia por un caso de “acaparamiento de tierras“, un término en inglés que significa “toma de las tierras agrícolas de un país por inversores extranjeros “.

“Asegurando la tierra”

Desde el lanzamiento del Banco Mundial, en la década de 1990, su amplia operación conocida como “Seguridad de la tierra” dirigida a reemplazar la propiedad colectiva del campo por la propiedad privada individual de las parcelas, una especie de vaguedad legal ha cubierto la ley de tierras (rural /urbana), y algunas élites nacionales se han beneficiado de ello, excepto en Itasy.

Los ejemplos más visibles están en  las periferias de todas las capitales africanas, donde los dignatarios se apropian de la tierra, ya sea para especular en la construcción de inmuebles urbanos, para organizar la jardinería de mercado, o bien para huertos particularmente lucrativos, a expensas de sus compatriotas menos preparados para defender sus intereses. Al igual que Itasy, estas operaciones de acaparamiento también tienen lugar en el campo, especialmente cuando la tierra es fértil.

Podríamos tranquilizarnos diciendo que, en el caso de los campesinos de Itasy, incluso esperanzados en las tierras que explotan,  que si no hubieran aceptado, habrían permanecido en un modelo de cultura de subsistencia amenazada por esta presión de la tierra.  Es un cuenco con la topografía perfecta para convertirse en un latifundio en el que las máquinas modernas ararán rápidamente todo, sembrarán y cosecharán con una fuerza laboral de solo unos pocos hombres, con rendimientos significativamente más altos, y si no hubieran aceptado no podrían sobrevivir por mucho tiempo.

Christian Bouquet

Christian Bouquet, es profesor emérito de geografía política en la Universidad de Bordeaux-Montaigne e investigador en el laboratorio LAM en Sciences Po Bordeaux.

Fuente original: Le Monde

Publicado: 16 de enero de 2020

URL acortada: https://farmlandgrab.org/29409

Traducido al español para AEFJN-Madrid

 

(Visited 5 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *