Declaración del Comité Ejecutivo del CMI sobre la responsabilidad de la COP28 con respecto a la justicia climática

En Nigeria –que es un país productor de petróleo–, donde el Comité Ejecutivo del Consejo Mundial de Iglesias se reúne, el cambio climático representa una amenaza grave y actual, como ocurre en todo el continente africano. Tal y como ha señalado un reciente informe de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), África es responsable solamente de una pequeña parte de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo, pero está sufriendo las consecuencias del cambio climático de manera desproporcionada, lo que perjudica la seguridad alimentaria, los ecosistemas y las economías, contribuye a los desplazamientos y las migraciones, y agrava la amenaza de conflictos por la escasez de recursos[1]. En este contexto, el Comité Ejecutivo:

  • afirma y celebra el liderazgo africano en materia de justicia climática, expresado, por ejemplo, a través de la Cumbre Africana sobre el Clima y del trabajo de la Conferencia de Iglesias de Toda África.
  • hace un llamado a una metanoia –un transformador cambio de actitud y de estilo de vida– en la región, y a escala mundial, que se aleje de la economía destructiva y explotadora de los combustibles fósiles hacia la sostenibilidad y la justicia; y a que los países ricos que han obtenido los mayores beneficios de la economía de los combustibles fósiles sean los que más apoyen a los países más vulnerables y de bajos ingresos para que hagan esa transición.

https://www.oikoumene.org/es/resources/documents/statement-on-cop28s-responsibility-for-climate-justice

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *