Covid-19 Pandemia: Implicar la soberanía alimentaria de África en la                            «nueva normalidad»

Todavía recuerdo intensamente el Principio de Le Châtelier. Lo conocí por primera vez en mis días de secundaria, en una materia llamada Ciencia Integrada. El principio describe lo que sucede en un sistema químico que se encuentra en un estado equilibrado general llamado equilibrio. Según este principio, un sistema siempre apunta a un estado de equilibrio. Sin embargo, si alguna de las condiciones que lo ayudan a mantener su equilibrio cambia, el sistema químico en su conjunto se ajustará para lograr un nuevo estado de equilibrio. Esta simple observación es generalmente cierta para diferentes sistemas grandes, como los sistemas termodinámicos, el ecosistema biológico, social, familiar, de salud e incluso el llamado «sistema económico». El calentamiento global, por ejemplo, generalmente puede entenderse en este sentido como el ajuste del ecosistema para lograr un nuevo equilibrio. El cambio de equilibrio es ocasionado por el agotamiento de sus recursos naturales cuando carece de la capacidad correspondiente para regenerar recursos. Ciertamente, el logro del nuevo estado de equilibrio tiene un alto costo, como hemos visto en la lucha global para combatir el cambio climático. Sin embargo, la continua demanda de ajustes o cambios bastante constantes para acomodar nuevas realidades siempre es bien recibida, para la supervivencia de diferentes especies, excepto los humanos. Por lo tanto no es sorprendente que la historia humana sea una avalancha de crisis de diferentes matices y haya puesto a la comunidad humana en una difícil búsqueda de una paz sostenible.

Hasta ahora, los amplios y divergentes niveles de respuestas nacionales a la actual pandemia de COVID-19, han revelado muchos fallos en la comunidad humana global. Actualmente que los países del norte han reabierto  sus economías cerradas, el logro de un nuevo equilibrio de vida, o más bien, la nueva normalidad está en el centro de las conversaciones globales,  posteriores a COVID-19. Hay llamadas de la sociedad civil para una recuperación justa posterior a COVID-19, pero lo que constituye como «justo» sigue siendo contextual. Mientras el mundo continúa contando sus pérdidas económicas, los peajes de muerte, el aparato de salud global queda desestabilizado como resultado de la pandemia. AEFJN ha estado observando los impactos negativos del sistema alimentario globalizado en África en este camino hacia la nueva normalidad. Un elemento de recuperación justa para África es un cambio en el sistema alimenticio global que garantice su método de suministro de alimentos. En lo que respecta a la crisis alimentaria en la recuperación posterior a COVID-19, África se sienta en un barril de pólvora peligrosa. Esta inquietud no trata de cómo mitigar la inminente crisis alimentaria africana con ayuda de alimentos, sino que es una llamada para hacer el ajuste integral que debe poner a África en el camino de su soberanía alimentaria y la resistencia de la cadena alimentaria ante la nueva normalidad. En una pandemia como COVID-19, poder cultivar y suministrar sus alimentos es clave para la supervivencia. Más que cualquier otra cosa, la capacidad de cultivar y proporcionar su propia comida le da la sensación de responsabilizarse  de su destino.

Con la prohibición de vuelos debido a la pandemia, la carga de alimentos de una región del mundo a otra se suspendió repentinamente. Ahora, los países, o al menos las regiones, tienen que comer lo que producen y el destino de los países que dependen de los suministros externos para sus alimentos o ayudas alimenticias se volvió precario. Es en ese contexto que AEFJN considera que la revisión del sistema alimentario globalizado es una necesidad urgente en la recuperación posterior a COVID-19. África debe estar en la punta de lanza de su soberanía alimentaria y liberarse del sistema alimentario globalizado forzado. Lo que se necesita hoy en África para lograr esta hazaña es el tipo de actitud intransigente demostrada por el presidente Andry Rajoeline de Madagascar. Contra viento y marea, ha conservado la fe  en sí mismo y en la inteligencia y capacidad de África de tomar su propio destino en sus manos. Si bien no suscribimos el uso de soluciones clínicamente no certificadas como remedios para COVI-19, consideramos que el desprecio absoluto de sus reclamos por parte de la comunidad internacional es despectivo, condenable y una perpetuación de la mentalidad de que la salvación debe venir de Europa o América. En lugar de criticar a Rajoeline, debería ser elogiado por defender el curso raramente tomado de la emancipación mental africana en un momento de crisis global.

África tiene la tierra más cultivable del  planeta,  con un rico clima tropical. Disfruta de la posibilidad de alimentarse y tener exceso para compartir con la comunidad humana global. Sin embargo, es esta mentalidad de autonomía lo que se necesita para hacer realidad el enorme potencial de la soberanía alimentaria de África. África no necesita la aprobación del mundo occidental para promover su sistema alimentario. Ante la expectativa de una nueva normalidad más sostenible, África debe perseguir con mayor vigor la soberanía alimentaria y el sistema de suministro de alimentos que trabajen para ella. ¿Por qué el sistema alimentario de África debe guiarse por la agenda global  de producción en masa, impulsada por los márgenes de ganancia?

Para subrayar que la soberanía alimentaria va más allá de garantizar un sistema estable de suministro de alimentos, que sea resistente a  choques como la pandemia actual, el sistema alimentario debe ser respetuoso con el medio ambiente y también preservar los diversos tipos de bosques y alimentos que están desapareciendo rápidamente con las plantaciones industriales. Un esquema de soberanía alimentaria sostenible en la nueva normalidad debe preservar las semillas, las tierras agrícolas, los bosques y el agua de África. Debe proteger y apoyar los servicios de los agricultores locales y garantizar las cadenas regionales de suministro de alimentos. Como cuestión de urgencia, África ha de despertar a la realidad de su soberanía alimentaria en la nueva normalidad. No hay mejor momento para volver a abordar, de manera crítica, la cuestión de la soberanía alimentaria de África que ahora.  El plan global para la recuperación de la pandemia de COVID-19 aclarará ampliamente ese punto en los próximos meses.

Chika Onyejiuwa

AEFJN 2 de Junio de 2020

Traducido para Antena Madrid

Un pensamiento en “Covid-19 Pandemia: Implicar la soberanía alimentaria de África en la                            «nueva normalidad»”

  1. Rafael Armada dice:

    Completamente De acuerdo con el planteamiento Del articulo. Agroecologia es la llave hacia la soberania alimentaria. Si puede ser me gustaria tener el contacto del autor/a del articulo. Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *