Comunicado de prensa: El impacto nocivo del sector del aceite de palma, una vez más descubierto en una investigación sobre las llamadas inversiones “éticas”

 

El miércoles 29 de abril de 2020, el RTBF reveló el lado oculto del grupo de aceite de palma SOCFIN, porque esta empresa se beneficia del llamado financiamiento bancario “socialmente responsable”. Sin embargo,  no es la primera vez que se incrimina a esta empresa. Esta nueva investigación independiente confirma las denuncias de cientos de miles de ciudadanos africanos y asiáticos afectados. Denuncias que han sido transmitidas por ONGs nacionales e internacionales durante años, a pesar de las demandas de intimidación, mordazas, y la abrumadora indiferencia del sector bancario. Varias ONGs belgas están pidiendo a los ciudadanos que cuestionen a su banco.

Salarios por debajo del mínimo legal, contaminación de vías fluviales, trabajo infantil en plantaciones. Estas son algunas de las informaciones, que incriminan al grupo SOCFIN, divulgadas en la primera edición del programa #Investigación “Sobre las rutas ocultas de nuestro dinero: cuando nuestros bancos invierten en lo sucio, lo tóxico y bélico“. Un trabajador de una plantación de aceite de palma testifica: “Tratan a las personas como animales … Quieren volver a la esclavitud”. Aún más sorprendente es el hecho de que esta empresa cotiza en un fondo (Value Square Fund Equity World) que se presenta como “inversión socialmente responsable” (SRI) con el banco Belfius. El fondo en cuestión incluso recibió una etiqueta “verde”, auto-adjudicada por el sector financiero. Si, tras los descubrimientos de RTBF, Belfius eliminó el fondo en cuestión de su rango, varias ONGs belgas denuncian esta acción demasiado tarde.  También denuncian la falta de rigor de la mayoría de los bancos en la composición de los fondos que se venden como duraderos.

Ya en 2013, los 10 principales bancos de Bélgica fueron increpados para que excluyeran las inversiones tóxicas de multinacionales involucradas en el acaparamiento de tierras, como SOCFIN. Pero, aunque se podría imaginar una falta de precaución por parte de Belfius, no se puede decir lo mismo de ING, el socio financiero belga privilegiado de SOCFIN. A pesar de una larga lista de informes incriminatorios, un diálogo intenso con el banco, información y campañas de información (STOP Greenwash-ING), el banco holandés continúa financiando el negocio. En respuesta, ¡incluso decide otorgarle un nuevo “préstamo sostenible” en 2017! Esto hace que ING sea cómplice consciente del abuso de los derechos humanos y el acaparamiento de tierras.

Ante esta obstinación, en 2019 se presentó una queja ante la OCDE contra ING en su país de origen, que se consideró aprobada a principios de 2020. “Cada vez más bancos están lanzando campañas publicitarias sobre la importancia de las inversiones socialmente responsables.

Lamentablemente, notamos que la realidad no siempre sigue a los discursos. La experiencia ha demostrado, una vez más , que solo el derecho público del sector puede enfrentar este desafío social “, explica Sébastien Mortier de FairFin.

“¿Cuánta pruebas tendrán que presentarse todavía para que ING reaccione? Hace unas semanas, la lista creció aún más, porque un informe del gobierno de Sierra Leona, confirmó las declaraciones de las comunidades afectadas por SOCFIN: contratos ilegales de alquiler de tierras, pagos de compensación demasiado bajos o desviados, prácticas corruptas y condiciones de trabajo inadecuadas. Los negocios como siempre ya no son una opción actualmente“, subraya Florence Kroff de FIAN Bélgica.

Los dos accionistas mayoritarios de SOCFIN, el francés Vincent Bolloré y el belga Hubert Fabri, han estado siguiendo una estrategia agresiva durante años para proteger sus negocios. Estas dos familias poderosas ganan alrededor de  30 millones € al año en dividendos y compensaciones.

Atacan regularmente a cualquier ONG o periodista que divulgue sus prácticas. En diciembre de 2019, 4 ONGs belgas y luxemburguesas y 7 de sus empleados fueron llamados a comparecer ante un juez de instrucción en Luxemburgo acusados por una denuncia de difamación iniciada por SOCFIN.

“Las declaraciones de RTBF confirman una vez más la seriedad de nuestro trabajo y la importancia de seguir denunciando los abusos cometidos por los más poderosos. No permaneceremos en silencio a pesar de estos ataques legales abusivos y continuaremos transmitiendo la voz de los grupos marginados ”, concluye Arnaud Zacharie, secretario general de CNCD-11.11.11, también atacado personalmente por la denuncia SOCFIN.

El CNCD-11.11.11, FIAN Bélgica, Financité, Entraide et Fraternité, AEFJN y FairFin están lanzando una llamada a los ciudadanos para desafiar al banco por medio de www.greenwash-ing.be.

Publicado por José Luis Gutiérrez Aranda | 30 de abril de 2020 | Soberanía Alimentaria |

Firmantes:

AEFJN

CNCD-11.11.11

FIAN Bélgica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *