CLAVES PARA UN CRECIMIENTO ECONÓMICO SOSTENIBLE EN AFRICA

c

Las negociaciones entre las regiones africanas y la unión Europea (UE) sobre los Acuerdos de partenariado económico (APE) avanzan a ritmos diferentes. Tras más de un decenio de negociaciones, las posiciones iniciales no se mueven. Por una parte la UE no renuncia a su aspiración de aumentar sus exportaciones a los mercados africanos, por la otra los países africanos quieren revigorizar sus economías y esto pasa por proteger a los granjeros locales y a sus industrias nacientes. Para mantener el crecimiento económico, los países africanos intentar asegurar sus ingresos mediante los derechos de aduana impuestos a la importación, protegiendo al tiempo la seguridad alimentaria de sus países y mejorando la gestión de los recursos naturales pertenecientes a sus poblaciones.

Partiendo de la nueva etapa abierta con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) aprobados por las Naciones Unidas y ratificados por 195 países (incluidos los miembros de la UE y los países africanos), los APE deberían ser negociados y aplicados en el espíritu de los ODS, que buscan erradicar la extrema pobreza combatiendo la desigualdad y la injusticia, las desigualdades de género y la preservación del medio ambiente. Sin embargo las negociaciones técnicas de los APE se preocupan más del crecimiento del comercio que de las personas a las que dichos acuerdos pretenden servir.

El crecimiento económico no es bueno en sí, ni puede ser una meta. El crecimiento ilimitado lleva a un modelo de consumo desbocado que causa un daño irreparable a las poblaciones y al medio ambiente, sobre todo en África. Por ello creo que para llegar a un crecimiento económico sostenible, los APE deben estar inspirados por el bien común de la población, y cada medida particular debe tender al desarrollo humano, en un respeto absoluto al medioambiente.

 En consecuencia, para asegurar el crecimiento económico sostenible, la UE debería asegurarse de que los pequeños granjeros en África desarrollen sus actividades con los medios apropiados, y puedan así entrar en competición en igualdad de condiciones con los granjeros europeos que se benefician de apoyos financieros gracias a la Política Agraria Común (PAC). El crecimiento sostenible no debe intentar transformar las regiones rurales en granjas industriales químico-intensivas, y debe poner en práctica medidas de apoyo para mejorar la productividad de las granjas familiares africanas. El verdadero crecimiento es el que promueve las capacidades de los productores locales, respeta el medio, paga salarios justos, promueve los cultivos tradicionales, aplica medios de producción responsables y establece una distribución equitativa de los alimentos.

Los APE deben respetar el crecimiento industrial de los países africanos y proteger realmente estos sectores  críticos de las economías africanas, indispensables para sus economías. La balanza comercial entre la UE y los países africanos debe equilibrarse de forma que el comercio sostenible se base en dimensiones económicas, sociales y medioambientales, y no sólo en los intereses comerciales de las partes. Por esta razón, la UE no puede esperar exportar solamente sus excesos de producción o bienes tecnológicos, y esperar que los países africanos exporten sólo sus materias primas y productos en bruto: petróleo, piedras preciosas, aceite de palma o productos exóticos para las estanterías de los supermercados del primer mundo.

El crecimiento económico sostenible requiere iniciativas adecuadas, útiles tanto para los países africanos como para la UE, para promover el comercio entre África y Europa, respetando los derechos sociales y económicos de las poblaciones. Entre las medidas sostenibles para el comercio hay que tener en cuenta el respeto de los derechos humanos, el pago de salarios decentes, el pago de precios equitativos por las materias primas y los productos en bruto, el respeto del derecho al trabajo y la prohibición absoluta del trabajo los niños. Igualmente, según los ODD, el proceso de producción debe ser respetuoso con el medioambiente y promover las fuentes de energías renovables.

Aún siendo el continente más rico en materias primas, África sigue siendo el más pobre. Por ello y para desarrollar su potencial, las regiones africanas deben cooperar entre ellas y desarrollar un plan de infraestructuras que facilite la movilidad de las personas y de los bienes a escala nacional y al interior de las regiones africanas. Además de invertir en infraestructuras, deben elaborar planes energéticos para hacerse menos dependientes de la importación de energía que necesitan para el desarrollo humano y la producción de bienes y servicios. África precisa el potencial de una infraestructura sostenible para el aumento de desarrollo económico y social que contribuya al comercio sostenible. 

A menudo la UE se refiere en los APE a la ayuda a los planes comerciales, e insiste en que esta ayuda va a rellenar la fosa existente entre las regiones africanas y Europa. La UE va a comprometer 31 mil millones de Euros para ayuda a los países africanos a pones en marcha los APE, gracias a los Fondos Europeos de Desarrollo (FED) para el periodo 2014-2020. Es mucho dinero, pero la UE quiere distribuirlo entre 48 países subsaharianos. Este dinero debe redistribuirse para mejorar entre otras cosas sus infraestructuras, sus sistemas de producción, adaptarse a las reglas comerciales internacionales, y todas las iniciativas sociales que busquen erradicar la pobreza.

Con todo esto, se entiende que el desarrollo sostenible de África no es sólo un asunto de acuerdos económicos, sino un esfuerzo económico mucho mayor que implica inversiones públicas y privadas. El proyecto de un país sostenible no depende sólo de la ayuda económica que favorezca el comercio, sino de la plena convicción por parte de los dirigentes políticos de que los modelos de producción y de consumo deben cambiarse. El crecimiento económico debe favorecer las relaciones comerciales éticas y respetuosas entre los países, con un crecimiento sostenible para todos, tanto las naciones como las personas. 

José Luis Gutiérrez Aranda

AEFJN Trade Policy Officer

Para una información más precisa: http://trade.ec.europa.eu/doclib/docs/2009/september/tradoc_144912.pdf

Los APE entre la UE y los países ACP deben contribuir al desarrollo sostenible http://ec.europa.eu/trade/policy/countries-and-regions/development/economic-partnerships/ .

Infraestructuras de comercio sostenible en África: un elemento clave para el crecimiento y la prosperidad. http://www.ictsd.org/bridges-news/bridges-africa/news/sustainable-trade-infrastructure-in-africa-a-key-element-for-growth

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *