África, ¡despierta!…  por favor

Los cafetales de Mubende y el amargo sabor de la expulsión”

  En agosto de 2001, los habitantes de las aldeas de Kitemba, Luwunga, Kijunga y Kiryamakobe (aproximadamente 4.000 campesinos) en el distrito de Mubende (Uganda) fueron expulsados ​​violentamente de su tierra ancestral: 2.524 hectáreas en las que han vivido durante años. El ejército ugandés los obligó a abandonar sus instalaciones porque la Autoridad de Inversiones de Uganda (UIA) paraestatal, quería arrendarlo al KCP (Kaweri Coffee Plantation), una subsidiaria al 100% del NKG (Neumann Kaffee Gruppe) con sede en Hamburgo / Alemania. El desalojo fue descrito por los desalojados como particularmente cruel. Los habitantes fueron amenazados a punta de pistola y obligados a abandonar sus tierras y golpearon a varios de los desalojados en el proceso, otros incluso perdieron la vida. Saquearon las propiedades “móviles”. Destrozaron los cultivos. Los soldados incendiaron casas y las demolieron, incluida la clínica comunitaria totalmente equipada y seis iglesias.

Más de 2.000 personas se vieron obligadas a abandonar todas sus modestas posesiones. Ninguna de las víctimas ha recibido compensación,  por la pérdida de sus tierras ni por el estado de extrema emergencia que sufrieron inmediatamente después del desalojo. Sin embargo, NG (Neumann Gruppe) afirma haber ayudado a pagar la compensación costeando parte del contrato de arrendamiento por adelantado y exigiendo ver los recibos de los pagos de compensación. De acuerdo con NG, este compromiso fue mucho más allá de las obligaciones legales de la compañía. Según la ley de Uganda, el pago de una indemnización, en caso de reubicación, es responsabilidad exclusiva del vendedor del terreno en cuestión, no del comprador u ocupante. [1] Esto significa que era responsabilidad del Gobierno asegurarse de que se pagaran las compensaciones. Lo que no excusa por completo a NG porque debería haberse dado cuenta de las irregularidades y de que se estaban ocupando tierras de un modo forzado.

Los residentes desalojados han participado en una lucha pacífica por la justicia y han emprendido acciones legales contra el gobierno de Uganda y Kaweri Coffee Plantation Ldt. Desafortunadamente, los procedimientos legales se han retrasado en muchas ocasiones, a veces debido a maniobras poco claras. Lo que incluso hace las cosas más difíciles es el desafío de procesar a la empresa central alemana Neumann Kaffee Gruppe. Actualmente,  “… es casi imposible, bajo el sistema legal alemán, procesar a una empresa alemana por violaciones de derechos humanos cometidas fuera del país.  El sistema legal alemán ignora ciertas realidades económicas y violaciones de derechos humanos… ” [2]  de sus empresas en países extranjeros. Sin embargo, las deficiencias del sistema legal alemán no son suficientes para excusar las violaciones que sus empresas cometen fuera de su territorio. Y, “… solo mediante la adopción de leyes apropiadas será posible obligar a las multinacionales, como Neumann, a reconocer sus responsabilidades y remediar las violaciones de derechos humanos de las que se les acusa en casos como el de Mubende“.

¡Las personas desalojadas deben ser compensadas y la tierra tomada  ilegalmente debe ser devuelta! Es escandaloso que casi dos décadas después del desalojo, ni Kaweri yNeumann, ni el gobierno de Uganda hayan otorgado ninguna compensación a las personas desalojadas. Hasta diciembre de 2019, nada había cambiado en esta situación. El Sr. Baleke Kayiira Peter, portavoz de los denunciantes, se comprometió a garantizar que los desalojados fueran compensados ​​por el desalojo ilegal realizado  por ejército ugandés [3].  El 16 de diciembre de 2019, poco después de asistir a una audiencia judicial sobre estos desalojos, Baleke fue detenido sin una orden de arresto y tuvo que pasar casi un mes arrestado. Liberado el 10 de febrero de 2020, su seguridad sigue en peligro: “Mi libertad y mi vida son impredecibles“, dijo después de su liberación. [4]

Ya es hora, si no es ya tarde, de que el Gobierno de Uganda encuentre una solución a este problema. Uganda ha ratificado varios tratados internacionales fundamentales de derechos humanos. La situación en Mubende es una violación de las leyes internacionales y nacionales, particularmente aquellas que reconocen los derechos humanos, una alimentación adecuada, agua, vivienda, salud, educación, proceso justo, acceso a remedios y reparación para las víctimas. El gobierno de Uganda no puede continuar oprimiendo a su pueblo en nombre de intereses egoístas, bajo el disfraz del desarrollo. En 2015, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas (CESCR) pidió al Estado de Uganda que tomara medidas inmediatas para garantizar que se restablezcan los derechos de los desalojados por la fuerza en el distrito de Mubende [5].

El grito de estas personas necesita ser escuchado: “Realizáis plantaciones de café de última generación, cosecháis en nuestras tierras, vuestra economía en Alemania se eleva cada vez más a expensas de nosotros los lugareños, fuimos señores antes de que nos invadierais.  Hemos perdido hermanos, hermanas mayores, nuestra salud empeora cada dos días, nos prometisteis compensaciones,  escuelas, han pasado veinte años, todavía esperamos, pero nos habéis ocasionado miles de millones de pérdidas en nuestras tierras. No tenemos a nadie con quien llorar, nuestro Gobierno nos ha abandonado desde hace mucho tiempo ”. [6]

Odile Ntakirutimana

AEFJN Policy Officer

Traducido para AEFJN Madrid

[1] El acaparamiento de tierras y los derechos humanos: la participación de las entidades corporativas y financieras europeas en el acaparamiento de tierras fuera de la Unión Europea – Intercambio de cartas entre el Grupo Neumann y los autores del estudio. Disponible en

https://www.europarl.europa.eu/RegData/etudes/STUD/2016/578007/EXPO_STU(2016)578007(ANN01)_EN.pdf

[2] https://www.youtube.com/watch?v=xO_FedFm0yM

[3] https://www.fian.org/en/press-release/article/human-rights-defender-baleke-kayiira-peter-arrested-2267

[4]https://www.fian.org/en/press-release/article/judicial-process-progresses-in-uganda-but-safety-concerns-remain-2279

[5]https://fian.org/en/news/article/summary-the-evictees-against-the-neumann-kaffee-gruppe-and-government-of-uganda-2189

[6] Un comentario de una víctima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *